Comencé a estudiar el piano a los diez años de edad con Cristian de Gainza, hijo de la notable pedagoga Violeta de Gainza.
Mediando los catorce y entusiasmado con estudios de Edberto Gismonti y Oscar Peterson, me convocaron para formar mi primera banda de Jazz: “La Fusa”.

Tocar junto con músicos como Dani Espeche, Andrés Hayes, Javier Martínez y Jano Ceitún a tan temprana edad me motivó a continuar estudiando con los mejores profes que pudiera encontrar :

Piano jazz y lenguaje moderno con Adrián Iaies, profundizo mis estudios clásicos con Susana Kasakoff. Más tarde descubro a Ernesto Jodos y estudio con él durante dos años y medio.

 

Cuando termino el secundario combino las clases particulares con asignaturas de composición en la universidad de Quilmes, clases de combo y de armonía en la B.I.N. (Berklee International Network), tocando en bares y centros culturales de la ciudad con formaciones propias y como Sideman.
Decidido a viajar y conocer otras ciudades, ingreso en el Conservatorio de Amsterdam, donde estudio durante un año con el introspectivo Kriss Goessens.

 

Una vez afincado en la ciudad condal, encuentro un interesante caldo de cultivo para desarrollar  proyectos musicales propios: Soulmates Quintet, mi propio trío y cuarteto.

Simultáneamente a estos proyectos termino mi ciclo de formación académica en la Escuela Superior de Música de Cataluña en la especialidad de Promoción y Gestión, donde curso asignaturas vinculadas a la composición para medios audiovisuales con Arnau Bataller, Joaquim Rabaseda, Lluís Vergés y Lluís Vidal. Estudio la música de Charlie Mingus, Coltrane, Monk, Miles, Shorter y Horace Silver en los respectivos combos realizados.

Comienzo a trabajar produciendo música para medios audiovisuales, a raíz de lo cual profundizo mi interés en los grandes nombres de la composición para la gran y pequeña pantalla: Morricone, Herrman, Bernstein, Yared, Barry, Newman, Glass, Sakamoto, Elfman…

Actualmente reparto mi tiempo como profesor de piano, de lenguaje y ambientación musical. Continuo tocando y grabando con mi trio estable e intento compaginarlo con producciones musicales para cortometrajes, obras teatrales, publicidad y espero, algún día, para la gran pantalla.

Cuando la agenda y la economía lo permiten, intento visitar a profesores y musicos inspirados como Bruce Barth en Nueva York o Ernesto Jodos en Buenos Aires. Pocas cosas me resultan tan estimulantes como compartir una clase con gente inspirada y talentosa.

La docencia me resulta apasionante e intento traducir mi experiencia profesional como mu’sico de directo y como compositor en estudio en contenidos practicos para alumnos de distintos backgrounds.

En mi carrera docente he aprendido junto a ingenieros de sonido, junto a alumnos que quieren aprender a tocar el piano desde cero, junto a otros instrumentistas ya avanzados, y todos me han inspirado de un modo u otro a ser mejor profesor, mejor musico, y a ser mejor persona.

Considero parte vital de nuestra labor como músicos colaborar con la formación de nuevas generaciones. Nuevas generaciones de artistas, músicos, productores, y de futuros amantes de la música. Como Herbie Hancock comenta en sus conferencias a lo ancho y a lo largo del planeta, soy un fiel creyente en la colaboración como herramienta fundamental para nuestro desarrollo como individuos en sociedad.